Desde la pregunta: ¿Por qué y para qué es necesario cambiar de nombre la época actual? Surge la hipótesis y la reflexión actual.

Los cambios geológicos que se produjeron en el Holoceno datan de poco más de 11.700 años, con el deshielo y la subida del nivel del mar, ocurrido de manera natural. Es por esto que el cambio de pasar de una época a otra no debe enfocarse en una cuestión sólo etimológica, sino que hay que darle un uso común, desde la razón, introduciendo el tema a partir del origen del hombre y la acción actual que produce sobre el territorio, pues es el que amenaza la naturaleza, la destruye y modifica, o la recupera, según hábitos de conciencia y buenas prácticas o acciones que descontrolan el ciclo natural de las cosas.

Sería muy interesante empezar con una visión educativa, poner en práctica el sustantivo y su contenido a los más pequeños, pasando por la retroalimentación de los adultos que han vivido ambas épocas. Enseñar y aprender a cómo podemos influir e influimos en nuestra Tierra, el daño que producimos con la contaminación, con la tala masiva de árboles, desde la sobrealimentación y consumo masivo de carne, o la educación para la convivencia en la biodiversidad, tanto en valores como en exprexiones y sentimientos, entre muchos otros a tratar; todos y cada uno de estos sucesos o factores que promueve la mano del hombre están repercutiendo en la forma de vivir de todos los seres vivos, incluyendo los seres humanos.

Asimismo, se llega a la reflexión de proceder al registro del Antropoceno para avanzar en este mundo tecnológico y con prisas. La educación de cada uno de los habitantes que poblamos la Tierra puede repercutir en la sociedad de manera positiva; conocer que somos parte de la naturaleza y cuidarla como lo más preciado que nos ha dado la vida; entrar en una época de vida, de nueva vida para todos y por el progreso y la creación de la Paz y la Humanidad.

Por ello, basarse en que se siguen derritiendo los glaciares (una cuestión entre varias) infravalora el Holoceno y no le da la importancia óptima a la “Nueva Era”. Se debe estudiar, conocer, investigar, hablar, comunicar, inventar y crear nuevas estrategias desde lo que ocurre: darles respuestas a los “por qués” (las guerras, la violación incansable de los Derechos Humanos, la destrucción de nuestros ecosistemas, la privaticación de la educación y la salud, las enfermedades raras y  de nuevo siglo o la necesidad del oxígenos a partir de los árboles…) para concretar y buscar respuestas que solucionen este tipo de problemas. Del mismo modo darle valor a los “para qué” se deben realizar prevenciones y todo tipo de actividades que ayuden a vivir mejor.

Desde mi conocimiento, una propuesta pedagógica con una metodología enfocada en cómo ayudar y formar a las personas a comprender la historia y el paso de una época a otra puede salvarnos de la situación en la que vivimos, renovarnos como seres humanos y no seguir estancados en el pasado.

Patricia López Castillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s