Papá, quiero ser profesora de Educación Física: “Tú no puedes, eres una niña”.

Cuantas veces habré escuchado esta contestación, cuántas. La primera vez fue cuando empecé a bailar al son de la música. Veía en la televisión a las atletas saltar a metros imposibles, nadar a velocidad inhumana, competir en grupos acrobáticos, en bailes de hip-hop ( y, en general, todo tipo de música); y, entre todos losSigue leyendo “Papá, quiero ser profesora de Educación Física: “Tú no puedes, eres una niña”.”